Carta del jefe indio Seattle de la tribu Suwamish al presidente de Estados Unidos Franklin Pierce

Carta que envió en 1855 el jefe indio Seattle de la tribu Suwamish al presidente de los Estados Unidos Franklin Pierce en respuesta a la oferta de compra de las tierras de los Suwamish en el noroeste de los Estados Unidos, lo que ahora es el Estado de Washinton. Los indios americanos estaban muy unidos a su tierra no conociendo la propiedad, es más consideraban la tierra dueña de los hombres. En numerosos ámbitos ecologistas se le considera como “la declaración más hermosa y profunda que jamás se haya hecho sobre el medio ambiente”.

"El Gran Jefe de Washington manda decir que desea comprar nuestras tierras. El Gran Jefe también nos envía palabras de amistad y buena voluntad. Apreciamos esta gentileza porque sabemos que poca falta le hace, en cambio, nuestra amistad. Vamos a considerar su oferta, pues sabemos que, de no hacerlo, el hombre blanco podrá venir con sus armas de fuego y tomarse nuestras tierras. El Gran Jefe de Washington podrá confiar en lo que dice el Jefe Seattle con la misma certeza con que nuestros hermanos blancos podrán confiar en la vuelta de las estaciones. Mis palabras son inmutables como las estrellas.

¿Cómo podéis comprar o vender el cielo, el calor de la tierra? Esta idea nos parece extraña. No somos dueños de la frescura del aire ni del centelleo del agua. ¿Cómo podríais comprarlos a nosotros? Lo decimos oportunamente. Habeis de saber que cada partícula de esta tierra es sagrada para mi pueblo. Cada hoja resplandeciente, cada playa arenosa, cada neblina en el oscuro bosque, cada claro y cada insecto con su zumbido son sagrados en la memoria y la experiencia de mi pueblo. La savia que circula en los árboles porta las memorias del hombre de piel roja.

Los muertos del hombre blanco se olvidan de su tierra natal cuando se van a caminar por entre las estrellas. Nuestros muertos jamás olvidan esta hermosa tierra porque ella es la madre del hombre de piel roja. Somos parte de la tierra y ella es parte de nosotros. Las fragantes flores son nuestras hermanas; el venado, el caballo, el águila majestuosa son nuestros hermanos. Las praderas, el calor corporal del potrillo y el hombre, todos pertenecen a la misma familia. “Por eso, cuando el Gran Jefe de Washington manda decir que desea comprar nuestras tierras, es mucho lo que pide. El Gran Jefe manda decir que nos reservará un lugar para que podamos vivir cómodamente entre nosotros. El será nuestro padre y nosotros seremos sus hijos. Por eso consideraremos su oferta de comprar nuestras tierras. Mas, ello no será fácil porque estas tierras son sagradas para nosotros. El agua centelleante que corre por los ríos y esteros no es meramente agua sino la sangre de nuestros antepasados. Si os vendemos estas tierras, tendréis que recordar que ellas son sagradas y deberéis enseñar a vuestros hijos que lo son y que cada reflejo fantasmal en las aguas claras de los lagos habla de acontecimientos y recuerdos de la vida de mi pueblo. El murmullo del agua es la voz del padre de mi padre.

Los ríos son nuestros hermanos, ellos calman nuestra sed. Los ríos llevan nuestras canoas y alimentan a nuestros hijos. Si os vendemos nuestras tierras, deberéis recordar y enseñar a vuestros hijos que los ríos son nuestros hermanos y hermanos de vosotros; deberéis en adelante dar a los ríos el trato bondadoso que daréis a cualquier hermano.

Sabemos que el hombre blanco no comprende nuestra manera de ser. Le da lo mismo un pedazo de tierra que el otro porque él es un extraño que llega en la noche a sacar de la tierra lo que necesita. La tierra no es su hermano sino su enemigo. Cuando la ha conquistado la abandona y sigue su camino. Deja detrás de él las sepulturas de sus padres sin que le importe. Despoja de la tierra a sus hijos sin que le importe. Olvida la sepultura de su padre y los derechos de sus hijos. Trata a su madre, la tierra, y a su hermano el cielo, como si fuesen cosas que se pueden comprar, saquear y vender, como si fuesen corderos y cuentas de vidrio. Su insaciable apetito devorará la tierra y dejará tras sí sólo un desierto.

No lo comprendo. Nuestra manera de ser es diferente a la vuestra. La vista de vuestras ciudades hace doler los ojos al hombre de piel roja. Pero quizá sea así porque el hombre de piel roja es un salvaje y no comprende las cosas. No hay ningún lugar tranquilo en las ciudades del hombre blanco, ningún lugar donde pueda escucharse el desplegarse de las hojas en primavera o el orzar de las alas de un insecto. Pero quizá sea así porque soy un salvaje y no puedo comprender las cosas. El ruido de la ciudad parece insultar los oídos. ¿Y qué clase de vida es cuando el hombre no es capaz de escuchar el solitario grito de la garza o la discusión nocturna de las ranas alrededor de la laguna? Soy un hombre de piel roja y no lo comprendo. Los indios preferimos el suave sonido del viento que acaricia la cala del lago y el olor del mismo viento purificado por la lluvia del mediodía o perfumado por la fragancia de los pinos.

El aire es algo precioso para el hombre de piel roja porque todas las cosas comparten el mismo aliento: el animal, el árbol y el hombre. El hombre blanco parece no sentir el aire que respira. Al igual que un hombre muchos días agonizante, se ha vuelto insensible al hedor. Mas, si os vendemos nuestras tierras, debéis recordar que el aire es precioso para nosotros, que el aire comparte su espíritu con toda la vida que sustenta. Y, si os vendemos nuestras tierras, debéis dejarlas aparte y mantenerlas sagradas como un lugar al cual podrá llegar incluso el hombre blanco a saborear el viento dulcificado por las flores de la pradera.

Consideraremos vuestra oferta de comprar nuestras tierras. Si decidimos aceptarla, pondré una condición: que el hombre blanco deberá tratar a los animales de estas tierras como hermanos. Soy un salvaje y no comprendo otro modo de conducta. He visto miles de búfalos pudriéndose sobre las praderas, abandonados allí por el hombre blanco que les disparó desde un tren en marcha. Soy un salvaje y no comprendo como el humeante caballo de vapor puede ser más importante que el búfalo al que sólo matamos para poder vivir. ¿Qué es el hombre sin los animales? Si todos los animales hubiesen desaparecido, el hombre moriría de una gran soledad de espíritu. Porque todo lo que ocurre a los animales pronto habrá de ocurrir también al hombre. Todas las cosas están relacionadas ente sí.

Vosotros debéis enseñar a vuestros hijos que el suelo bajo sus pies es la ceniza de sus abuelos. Para que respeten la tierra, debéis decir a vuestros hijos que la tierra está plena de vida de nuestros antepasados. Debéis enseñar a vuestros hijos lo que nosotros hemos enseñados a los nuestros: que la tierra es nuestra madre. Todo lo que afecta a la tierra afecta a los hijos de la tierra. Cuando los hombres escupen el suelo se escupen a sí mismos.

Esto lo sabemos: la tierra no pertenece al hombre, sino que el hombre pertenece a la tierra. El hombre no ha tejido la red de la vida: es sólo una hebra de ella. Todo lo que haga a la red se lo hará a sí mismo. Lo que ocurre a la tierra ocurrirá a los hijos de la tierra. Lo sabemos. Todas las cosas están relacionadas como la sangre que une a una familia.

Aún el hombre blanco, cuyo Dios se pasea con él y conversa con el -de amigo a amigo no puede estar exento del destino común-. Quizá seamos hermanos, después de todo. Lo veremos. Sabemos algo que el hombre blanco descubrirá algún día: que nuestro Dios es su mismo Dios. Ahora pensáis quizá que sois dueño de nuestras tierras; pero no podéis serlo. El es el Dios de la humanidad y Su compasión es igual para el hombre blanco. Esta tierra es preciosa para El y el causarle daño significa mostrar desprecio hacia su Creador. Los hombres blancos también pasarán, tal vez antes que las demás tribus. Si contamináis vuestra cama, moriréis alguna noche sofocados por vuestros propios desperdicios. Pero aún en vuestra hora final os sentiréis iluminados por la idea de que Dios os trajo a estas tierras y os dio el dominio sobre ellas y sobre el hombre de piel roja con algún propósito especial. Tal destino es un misterio para nosotros porque no comprendemos lo que será cuando los búfalos hayan sido exterminados, cuando los caballos salvajes hayan sido domados, cuando los recónditos rincones de los bosques exhalen el olor a muchos hombres y cuando la vista hacia las verdes colinas esté cerrada por un enjambre de alambres parlantes. ¿Dónde está el espeso bosque? Desapareció. ¿Dónde está el águila? Desapareció. Así termina la vida y comienza la supervivencia…."


(Fuente:http://www.radiocable.com/tierra-madre.html)

Problema Doe Run (fuente: SPDA)

Huelga en Sicuani - Enlace Nacional



Comunicado del Sindicato Unico de la Policía Peruana

SINDICATO ÚNICO DE LA POLICÍA PERUANA -SUPP
PRONUNCIAMIENTO N.º 22

MUERTE DE POLICIAS Y NATIVOS CULPA DEL APRA.

El Sindicato Único de la Policía Peruana (SUPP), hace llegar sus CONDOLENCIAS a las Esposas, Hijos y familiares de nuestros COMPAÑEROS DE ARMAS, quienes eran integrantes del Sindicato Policial Clandestino, igualmente a los familiares de nuestros HERMANOS NATIVOS, todos ellos caídos en Bagua; los uniformados cumpliendo ORDENES DE REPRESION del Gobierno Aprista a través de la incompetente e incapaz Ministra del Interior Mercedes Cabanillas y los Nativos defendiendo las tierras y recursos de la selva de todos los peruanos, ante su inminente privatización.


EL SUPP RESPONSABILIZA DE ESTAS LAMENTABLES MUERTES al Presidente de la República Dr. Alan García Pérez, Presidente del Consejo de Ministros Yehude Simon Munaro, Congreso de la República, Ministro de Defensa Antero Flores Aráoz, Ministra del Interior Mercedes Cabanillas Bustamante, Director de la PNP José Sánchez Farfán, altos oficiales en actividad y retiro asesores de la ministra, todos ellos monaguillos del APRA.

EL SUPP manifestó y denunció oportunamente, cómo este Gobierno, viene enfrentándonos peruanos entre peruanos, utilizando a los efectivos policiales como carne de cañón para reprimir a nuestro pueblo peruano, cuyo único afán del Gobierno Aprista es defender su política entreguista y vende patria, el cual LOS TRABAJADORES UNIFORMADOS MAS CONCIENTES RECHAZAMOS, REPUDIAMOS Y CONDENAMOS; por eso la Ministra implementó un REGLAMENTO INCONSTITUCIONAL E INHUMANO para que la policía sea más sumisa, obediente, amordazada y sin derechos laborales, el mismo no nos intimida, menos callará nuestra voz de protesta e identificación con el ciudadano y trabajador peruano.

La inseguridad ciudadana en todo el país, los heridos y muertos, civiles y policías en estos últimos tiempos NOS DA LA RAZON AL SUPP, hoy más que nunca, URGE TENER UNA POLICIA DEMOCRATICA, donde los trabajadores uniformados sean dignos, respetados, sin corrupción, al servicio de la ciudadanía y pueblo en general, y no tengamos que ser utilizados por los gobiernos de turno como un ente represivo.

Hacemos de conocimiento de la prensa independiente y pueblo peruano en general, los policías en actividad descalificamos a la Ministra del Interior Mercedes Cabanillas y pedimos su renuncia inmediata a dicha cartera, por ser responsable directa de la muerte de los policías y nativos. Hasta la actualidad no realizó acción alguna en beneficio de los trabajadores uniformados, solo promesas y mentiras, como la entrega de uniformes en forma simbólica, hospitales sin medicamentos, Fondo de Vivienda Policial convertido en una entidad financiera, sueldos de hambre, intimidación al personal por presentar solicitudes de homologación de haberes de acuerdo al DS. N.°213-90-EF, los mismos ya bordean los cincuenta mil pedidos, para luego hacer valer por la vía judicial, Gasolinazos y robo descarado del rancho en todo el país.

Tenemos como muestra a los Corruptos y Ladrones de sus propios colegas, al Comisario de Atusparia, Lambayeque, así como al General PNP. Raúl Becerra Velarde, Comandante PNP. Jorge Raffo Lecca, Coronel PNP. Jorge Gonzáles Romero y también al ahijado de la Ministra el Comandante PNP. Víctor ZANABRIA ANGULO, Jefe del Departamento de Seguridad de Bancos de la Unidad Policial “Aguilas Negras” enquistados en dicha unidad desde el grado de capitán por ser Aprista, en su jefatura de Comandante tuvo 7 asaltos a distintas agencias bancarias y un efectivo policial muerto, Robo descarado de la gasolina y rancho del personal policial, apropiación de Dinero con sus incondicionales, la suma de DIEZ MIL NUEVOS SOLES cada quincena que paga ASBANC por el patrullaje de los conos de Chosica, Lurín, Ventanilla, Puente Piedra y Huaycan.

¡Viva el Sindicato Único de la Policía Peruana –SUPP!
¡Solo Sindicalizados lograremos una policía digna al servicio del pueblo peruano!
¡Solo Sindicalizados erradicaremos la corrupción y tendremos una policía democrática!
¡Por el pago directo a cada efectivo policial por el concepto de rancho, para evitar el robo descarado de los Jefes de Unidad!
¡Renuncia inmediata de la incompetente e incapaz Ministra del Interior Mercedes Cabanillas!

¡LEGALIZAR EL SUPP GARANTIZA EL CAMBIO EN LA PNP!

Decretos Sangrientos

Idas y Venidas del Gobierno Peruano
Publico los enlances de los "Decretos de la Discordia" para que la opinión pública pueda juzgar el inicio del conflicto de Bagua.


Decreto Legislativo 1064
Decreto Legislativo 1090
Suspensión de los Decretos Legislativos 1090 y 1064

Santiago Manuin e incio del conflicto en Bagua

Huelga en Andahuaylas - Enlace Nacional

Testimonio desde Bagua - Enlace Nacional

Otorongos en celo - Cesión de la comisión que evalúa los acontecimientos de Bagua

Mensaje a la Nación de Ollanta Humala (10 de Junio de 2009)

Mensaje a la Nación del Presidente Alan García tras los terribles hechos de Bagua

Entrevista en Radio San Borja sobre el cierre de la Voz de Bagua

video

Entrevista en Radio San Borja a Carlos Rivadeneyra representante en el Perú de la Asociación Mundial de Radios Comunitarias (AMARC),Oscar Fajardo el presidente de la Coordinadora Nacional de Radio, y Carlos Flores director de Radio La Voz. (15- JUN-2009)

Enlace Nacional - Reportaje sobre cierre de la Voz de Bagua

Carta a la opinión pública de los directivos de la radio "La Voz de Bagua" después de su abusivo cierre por parte del gobierno

>




El conflicto amazónico (Por Martha Raffo Meiggs - LaRepublica.pe)

En el Perú existen 71 etnias con 67 lenguas de pueblos originarios agrupados en 15 familias etnolingüísticas, un total de 1786 comunidades indígenas, ubicadas en 11 regiones, convirtiendo al Perú en el país más heterogéneo de América Latina, según los resultados del II Censo de Comunidades Indígenas (2007), presentado en el Congreso por INEI e INDEPA en febrero del 2009. El Estado, además, ha suscrito un conjunto de instrumentos internacionales que garantizan los derechos humanos individuales y colectivos de todos los peruanos, entre ellos el Convenio 169 de la OIT.

Las demandas planteadas desde agosto 2008 por las comunidades indígenas representadas por AIDESEP han puesto en la agenda pública nacional los derechos colectivos de los pueblos indígenas, largamente olvidados y muchas veces violentados, entre ellos los derechos colectivos a sus tierras y territorios. Los pueblos indígenas tienen una relación espiritual, profunda con sus territorios
y sus recursos naturales: su pasado, historia e identidad están inscritos en el territorio, con-stituye el espacio que les pro-porciona lo indispensable para su bienestar, además de garantizar el ejercicio de otros derechos como son: la salud, la cultura, el ejercicio de la religión, entre otros.

En estos meses de demandas y negociación, los pueblos y organizaciones indígenas han dado pasos significativos para dejar de ser considerados objeto de políticas y convertirse en sujetos o actores sociales, que aportan en la formulación de políticas públicas, con los cuales será necesario dialogar y lograr acuerdos concertados, para la implementación de políticas y planes de desarrollo. Estas iniciativas de desarrollo impulsadas desde el gobierno local o central, deben considerar y responder a las necesidades identificadas por los propios pueblos, reforzar sus iniciativas, ser respetuosos del equilibrio ambiental y la armonía con la naturaleza.

Los pueblos indígenas tienen además el derecho de participar en los programas de salud, educación, y demás programas sociales que les conciernen. En este campo existen experiencias significativas impulsadas por las mismas comunidades indígenas que cuentan con “planes de vida” con los cuales inician procesos de ordenamiento territorial en sus comunidades, que constituyen un valioso aporte y punto de partida para procesos de desarrollo local. Existen también experiencias orientadas a asegurar una educación pertinente y de calidad para niños, niñas indígenas en las comunidades, formación de maestros indígenas bilingües, iniciativas que requieren ser recogidas y apoyadas por el Estado.

Las demandas indígenas, nos muestran también que, aunque valiosos, los mecanismos de participación ciudadana existentes en el país son insuficientes: no garantizan la opinión y los aportes de los indígenas en los programas, proyectos o políticas que están vinculadas a sus derechos. Es evidente la necesidad de reglamentar los procesos de Consulta Previa, Libre e Informada que reclaman los pueblos indígenas y permitirán procesos más sostenibles de desarrollo y bienestar para todos los peruanos.

El país iniciará en poco tiempo sus procesos electorales (municipal, regional), cabe entonces preguntarse: ¿cuántos de los programas o propuestas de gobierno de partidos o movimientos políticos incorporan el respeto de derechos individuales y colectivos de los pueblos indígenas?

Muerte en Sión

Frase del Día

Silvia Loli- Directora de Amnistía Internacional: "Si una persona desaparecida aparece, deja de ser desaparecida.